Taller de Arte Contemporáneo de la Central del Pueblo y Faro de Oriente

"Cuerpo como espacio y tiempo de resistencia"

lunes, mayo 23, 2011

2 de octubre 2010, acción de la Central

Documentación de la acción colectiva, 
realizada como intervención de la marcha del 2 de octubre del 2010

Usar una marcha como marco de una acción y 
no la acción como un objeto significante para la marcha

video

SOBRE LA VOLUNTAD.

texto que me mandó Jazz, del taller del Faro de los viernes.

“Los instrumentos de educación para la voluntad fijan y determinan las costumbres. Sirven además, para unir el conjunto en la acción de todos los poderes del alma humana y para aumentar la fuerza creadora de la imaginación. Es la gimnasia del pensamiento que se ejercita en la realización.

Una practica, aun supersticiosa, aun insensata, es eficaz por cuanto es una realización de la voluntad. Por esto mismo es por lo que es una oración tanto mas poderosa, cuanto con mas voluntad sea dirigida en la iglesia y no en el domicilio propio y por lo que obtendrá milagros, si, por hacerla en un santuario acreditado, es decir, magnetizado con gran corriente por la afluencia de los visitantes, se caminan cien o doscientas leguas, para ello pidiendo limosna y con los pies descalzos.

La pereza y el olvido son los enemigos de la voluntad, y por esto es por lo que todas las religiones han multiplicado las prácticas y hecho su culto minucioso y difícil. Cuanto mas se preocupa uno por una idea, tanto mayor fuerza se adquiere en el sentido de esa idea. Asi la fuerza de las religiones esta encerrada por completo en la inflexibilidad de los que la practican. Mientras que haya un fiel creyente en el santo sacrificio de la misa, habrá un sacerdote para celebrarla, y en tanto que exista un sacerdote que lea todos los días su breviario, habrá un papa en el orbe.

Las prácticas más insignificantes en apariencia y más extrañas por si mismas al fin que uno se propone, son sin embargo, las que conducen más directamente hacia ese fin por el ejercicio y  la educación de la voluntad. Un campesino que se levantara todas las madrugadas a las dos o las tres y que fuera lejos, muy lejos de su vivienda a recoger todos los días una brizna de la misma hierba, antes de que el sol saliera, podría llevando consigo esa hierba operar un gran numero de prodigios. Esa hierba seria el signo de su voluntad y se convertiría por obra de esa misma voluntad en todo lo que el quisiera que fuese en interés de sus deseos.

La voluntad humana realizada por la acción, es semejante a la bala de cañón que no retrocede nunca ante el obstáculo. Lo atraviesa y en el entra y se pierde cuando fue lanzada con violencia; pero si marcha con paciencia y perseverancia, no se pierde nunca, asemejándose entonces a la ola que retorna y siempre concluye hasta por carcomer el hierro”.


Dogma y ritual de la alta magia.

Eliphas Levi.